Holiiii guapiiiissss,

Hoy os traemos un un post relacionado con el verano, ya que llega el calor y con él la manga corta, el recuerdo del verano, la playa y…¡hay que ponerse a dieta!

Cualquiera que se dedique a la nutrición sabe que en fechas primaverales hay un pico de demanda de dietas de pérdida de peso. También lo sabe la industria que casualmente en primavera empieza a promocionar productos quema grasas, adelgazantes, drenantes, bloqueadores de calorías o cualquier otro nombre que invoque menos kilos, de venta en farmacias, eso sí.

Franquicias de pérdida de peso y pseudodietistas  que ganan dinero  con planes novedosos que anuncian usando una foto de una playa paradisiaca con una chica en bikini con una figura perfecta.  Revistas enfocadas al público femenino sacan sus especiales “vientre plano” y la dieta definitiva para perder diez kilos antes de vacaciones. Toda esa artillería pesada  apunta exclusivamente al sector femenino de la sociedad.

Perder peso en primavera para tener un cuerpo lo más parecido posible al que marcan los cánones de belleza publicitarios es el objetivo de mucha de nuestra sociedad .

PERO…..

¿No se han dado cuenta de que no funciona?

Y es que si con cada operación bikini una parte de la población asumiera un peso más saludable, estaríamos  ante una buena noticia. Pero no, lo cierto es que las tasas de obesidad y sobrepeso, lejos de disminuir un poquito cada verano,van en aumento.

A decir verdad, no tenemos la solución definitiva para perder peso. Es así, y está bien admitirlo. También está bien que sepáis que aquel que os diga que sí la tiene, o que os venda un producto con ese fin, os está mintiendo.

¿Cómo que no existe la solución definitiva?

Pues no, sabemos algunas cosas, la principal, que lo importante es la reeducación alimentaria, enseñar al paciente a gestionar su alimentación en cualquier circunstancia .

Cuando se trata un sobrepeso o una obesidad, lo importante no es el peso que el paciente haya perdido a los tres meses, eso no da ninguna indicación del éxito del tratamiento, es más, es extremadamente fácil hacer que alguien pierda bastante peso en poco tiempo . Lo importante es el peso que haya perdido y mantenido a los tres años, y a los seis y a los diez, cuando ya ni se acuerda del nombre de su dietista-nutricionista.

Ahí es cuando el tratamiento dietético ha funcionado, porque el paciente ha podido mantenerlo a lo largo del tiempo. Ahí es donde además verá mejoras de salud, no solo un número menos en la báscula durante unas semanas.

El planteamiento tipo “operación bikini” cuyo propio nombre indica que es algo localizado en el tiempo, con principio y fin. Unos tres meses en los más previsores que empiezan en Semana Santa, y una o dos semanas en los que se les echa encima el calendario. A menos tiempo, más agresiva la estrategia. Y probablemente más inútil. Sólo para que lo sepáis.

Así que ya sabéis chicos no os dejéis engañar por la publicidad, el marketing o por una foto de un chico-chica con un cuerpo perfectamente esculpido. Cada uno tiene el cuerpo que tiene y lo importante es estar sano, lo cual se consigue con una buena alimentación y el deporte.

Buenos guapetonessss nos vemos en nuestro próximo post, un besiiiii.

  • Operación-bikin